Saltar al contenido

Ultrasonidos: Consejos para el tratamiento estético

No obstante, la eficacia y la seguridad de los ultrasonidos, algunos consejos pueden ser ayuda para obtener resultados aún mejores en los tratamientos estéticos. La presencia de aire entre la parte del cuerpo a tratar y el cabezal de aplicación del aparato puede limitar la acción de los ultrasonidos.

Como ya hemos señalado anteriormente , aplicar un gel o una crema de masajes entre la piel y el cabezal es una buena norma, así como también deslizarlo en forma perpendicular a la piel, lentamente y sin presionar demasiado.

Los ultrasonidos provocan un leve calor, por lo tanto es mejor que el movimiento sea uniforme, posiblemente circular, para dar modo a la superficie tratada de enfriarse.

Un ciclo de aplicación puede durar de 10 a 15 sesiones: un segundo ciclo deberá iniciar tras al menos 5 días de suspensión del tratamiento. Entre una aplicación y la otra es oportuno dejar transcurrir 48 horas y abstenerse de aplicaciones durante el ciclo menstrual.

Beber abundante agua, practicar hidromasajes y realizar caminatas son actividades colaterales que no pueden hacer mal alguno.

Utilización del Ultrasonidos

El ultrasonidos es un método eficaz y seguro para combatir la celulitis y que gracias a los avances tecnológicos se ha transformado en un aparato portátil, de auto tratamiento y cuya utilización puede efectuarse fácilmente en la comodidad del hogar.

Fácil aplicación

Tras un breve período de introducción al aparato y sus programas, se adquiere el total dominio de su funcionamiento que resulta interesante, muy sencillo y de resultados satisfactorios. Se aconseja de atenerse cuidadosamente a lo advertido en cuanto a su aplicación y de proceder según las indicaciones del fabricante.

Consejos prácticos para la aplicación correcta

El aparatos de Ultrasonidos consta de un cabezal de transmisión el cual debe ser aplicado de manera perpendicular a la superficie a tratar, haciéndolo correr lentamente, sin demasiada presión, recogiendo de tanto en tanto el gel y tratando de mantener una capa entre el cabezal y la piel. Para evitar sobrecalentamientos en la zona de tratamiento es necesario desplazar el cabezal con movimientos lentos y uniformes, de vaivén o de forma circular (dependiendo de la parte del cuerpo a tratar). Evitando mantener fijo el cabezal en un mismo punto, para evitar crear sobrecalentamientos excesivos.

El tratamiento debe resultar confortable y en algunos casos, en dependencia del programa seleccionado, se podrá advertir una agradable sensación de calor.

Ultrasonidos y belleza

Los ultrasonidos son también particularmente indicados en el tratamiento externo de diferentes  inestetismos como la celulits, con considerable eficacia.

Por ejemplo:

  • El tratamiento de la piel de naranja y de la piel rugosa
  • El incremento y mejora de la plasticidad de los tejidos
  • La mejora del tono de los tejidos volviéndolos más compactos y lisos
  • La reactivación de la circulación local y la nutrición de la piel.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.